miércoles, 27 de mayo de 2009

Ideas sueltas

Días intentando escribir unas cuantas cosas. Por aquí y por allá han quedado algunos apuntes, pero mis acostumbrados desórdenes me han impedido venir aquí y poner un poco de lógica a algo de lo mucho por decir y arrojar al aire.

La descarga emocional que recibí el viernes ha tenido sus secuelas. No ha sido fácil lidiar con tantas cosas. Sigo buscando la forma de canalizar tantas dichas y asignarles un lugar en la estructura de mi mente, de mi proyecto pedagógico, de mis nociones de educación. Y eso está resultando fascinante. Aunque confronta. (Quizá de ahí la fascinación.)

Siguiendo con la intensidad, el sábado las catarsis encontraron una excelente salida: el concierto de la Quinta Estación en el Auditorio Nacional. De inicio a fin, una delicia. Una tormenta de energía. No hay una canción de esta banda que no me guste; la que sea, me enloquece. Unas más que otras, por supuesto, pero todas geniales. Dos horas de cantar, gritar, brincar, bailar. Extraordinario sonido. Y una vibra indescriptible. 

El inicio y el final fueron apoteóticos. Arrancaron con "Que te quería", del nuevo disco; la página oficial en YouTube no deja insertar el video, pero no dejes de echar una oída por acá. Cerraron con dos canciones que hace tiempo se hicieron míticas: "Me muero" y "El sol no regresa".

Y para cerrar con estas divagaciones emotivas, vengo llegando de continuar mi reencuentro con el pasado, en nuevo intento por hacer de él parte del presente. Nos reunimos algunos de los chicos de la cena del viernes, con otras sonrisas que aquel día no pudieron estar presentes. Ya ni reseña escribo, porque me pongo a llorar otra vez. 

Una última sonrisa: ya están enviados a Barcelona mis dos proyectos de cierre de semestre. Uno ya incluso está calificado. Quedo en espera de la evaluación del segundo, para respirar un rato y después arrancar el artículo que debo presentar en septiembre. :)

En fin, cierro esta entrada sin lógica y cargada de emociones con aquello de "... y tras varios tequilas...". 

2 comentarios:

Mariana dijo...

¡Hola! Fue una sorpresa muy agradable encontrarme con un comentario en un momento en que no lo esperaba. Vengo a visitarte y a perderme un poco en tus blogs y tus ideas y proyectos y demás. Me encuentro este post cargado de emociones, y supongo que me tendré que ir pa' trás y averiguar qué ha pasado.

¿Las nubes se van pero el sol no regresa?

¡Saludos y gracias por la bienvenida!

Mariana.

Ernesto PC dijo...

Qué tal? Pues si la paciencia te lo permite, ya irás viendo que luego no resulta tan fácil saber qué tanto ha pasado, aunque procuro dejar suficiente información como para no parecer más loco de lo que estoy jeje... y efectivamente, hay días que las nubes se van sin que el sol regrese, aunque reconozco también que en ocasiones uno que otro rayo ilumina este camino... Saludos y, nuevamente, enhorabuena por el retorno a la blogósfera.