viernes, 21 de julio de 2017

El affaire Escalante: efectos y aprendizajes

En menos de diez días hemos sido testigos y cronistas de una historia de pugnas llena de luces y sombras; una historia que se precipitó de una forma inusual, haciendo difícil narrarla con claridad. Hoy, ya consumada separación de Alonso Escalante de la Dirección del Teatro del Bicentenario, propongo detenernos a reflexionar sobre tres efectos importantes de esta destitución.

El primero es la descarada y lamentable manera en que quedó exhibida públicamente la crisis que atraviesa el Fórum Cultural Guanajuato, institución que apenas hace unos meses celebró su primer década de vida y que hoy vive una evidente crisis no solo en su interior, sino en la relación con su público. Los testimonios de algunos protagonistas dejan ver que las diferencias dentro del organismo no son cosa nueva, y en cierto modo a nadie sorprende que existan rencillas, envidias y conflictos de poder al interior de un organismo público dedicado a la promoción de las artes. Sin embargo, como usuario fiel de los diferentes servicios del Fórum a lo largo de los 8 años que tengo viviendo en León, confieso que la ruptura que hoy es evidente para tantos había pasado desapercibida para el grueso de la población que frecuenta los diversos espacios del recinto cultural.

Somos muchos los que acudimos con regularidad al Museo de Arte e Historia de Guanajuato, a las funciones y transmisiones del Auditorio Mateo Herrera, a los espectáculos de los jardines del Fórum y la Calzada de las Artes, a las actividades que se realizan en la Biblioteca y, por supuesto, a las funciones de primer nivel que ofrece el Teatro del Bicentenario. Fuera del círculo rojo de las artes, los usuarios habituales del Fórum no solemos hacer distinción entre los espléndidos espacios que lo conforman; podemos juzgar mejor una propuesta concreta que otra, podemos hablar de mejores temporadas en un mismo recinto, podemos echar de menos ciertas iniciativas que no han tenido continuidad, pero al final valoramos inmensamente lo que el Fórum Cultural ha aportado a la vida de nuestra ciudad a lo largo de una década.

Por eso este primer efecto de la salida de Escalante es tan dolorosa. Más allá de lo mucho que Alonso aportó, me inquietan las lesiones que su despido produce en un público que ahora se vive con sentimientos encontrados cuando observa la forma en que el Director General del Fórum y sus consejeros se expresan de alguien que ha contribuido de forma invaluable con el proyecto a través del Teatro. Los cuatro actos que conformaron la narrativa del despido constituyen una mala tragedia con tintes de melodrama latinoamericano: primer acto, un escueto comunicado firmado por el Fórum anuncia la el cierre del ciclo de Escalante agradeciendo sus aportaciones y anticipando que se le ofrecerá un reconocimiento por su labor; segundo acto, Arturo Joel Padilla -director general del Fórum- lanza en entrevista con un periódico los primeros señalamientos en contra de Escalante (soberbia, oscuridad, protagonismo); tercer acto, los consejeros complementan las acusaciones en un desplegado (sin firmas pero sí con logotipo de Gobierno del Estado) agregando elementos difamatorios, sin argumentos y en un tono cercano al berrinche aparentemente provocado por la reacción -que nunca anticiparon- de una ciudadanía indignada con la separación de Escalante; cuarto acto, mediante notario público se adelantan los tiempos previstos y se informa al director del Teatro de su separación inmediata con nuevas acusaciones que más allá de su cuestionable validez, contradicen lo expuesto en los actos previos.

El segundo efecto que tenemos justamente es la reacción no solo de miembros de la comunidad artística (local, nacional e internacional) sino también de un grupo de ciudadanos que nos sentimos vulnerados con lo sucedido. Encontramos un público dispuesto a alzar la voz, un público que se ha apropiado en el mejor sentido de sus espacios culturales y los ve hoy en peligro. Más allá de si su sentir es justificado o no, la muestra de que esa audiencia existe es muy valiosa. Para muchos de nosotros ha resultado inesperada la reacción de ciudadanos dispuestos a movilizarse para defender la continuidad de un proyecto cultural que consideran valioso. Muchos de ellos se han ido formando gracias a los esfuerzos y estrategias de difusión impulsadas por el Teatro y adoptadas poco a poco por otros espacios del Fórum; son ciudadanos que han ido aprendiendo y descubriendo sobre música, sobre teatro, sobre danza, sobre ópera; ciudadanos no solo agradecidos por lo que han crecido, sino orgullosos de saber que su Teatro está valorado por artistas de primerísimo nivel como uno de los más importantes de América Latina.

La controversia entre defensores de Escalante y los operadores de su salida, ha traído un tercer efecto que me parece central y que, lamentablemente, se ha discutido poco. La crisis del Fórum en su relación con el Teatro deja en evidencia la ausencia de un proyecto cultural integral por parte del Estado de Guanajuato y el Municipio de León. El trabajo de Escalante y su equipo no era perfecto, por supuesto; como toda empresa humana era perfectible, tenía ángulos cuestionables pero estaba dando, sin duda, resultados tangibles que han sido ya señalados por muchos pero conviene tener en mente: la programación de actos nacionales e internacionales de primer nivel, la generación de producciones propias de ópera a gran escala con resultados muy superiores a sus equivalentes en el resto del país y la formación de públicos en una región con poca historia en la materia.

Entre las acusaciones que he escuchado de los detractores de Escalante destacan tres: consideran que dirigía un teatro "subutilizado", "elitista" y sin apoyo a nuevos talentos locales. Solo la ignorancia de lo que significa gestionar un recinto de esa naturaleza puede ayudar a defender la idea del Bicentenario como un "elefante blanco" o un espacio "subutilizado". Si se revisan los números y se analizan en relación con el costo de proyectos de la misma índole, se verá que Escalante hizo milagros considerando los recursos financieros destinados al recinto por el Gobierno del Estado de Guanajuato. Uno quisiera ver, por supuesto, una programación más nutrida, pero eso implica recursos y esa es una de las controversias que hoy sabemos han estado en juego. El asunto del "elitismo" se suele acusar en dos líneas: por el contenido de la programación y por el precio de sus espectáculos. Lo segundo es ridículo si tomamos los precios de las entradas (precios que, cabe decir, se definen por un tabulador interno con criterios completamente objetivos) y los comparamos con el precio de los boletos que cobran las productoras que arrendan el Teatro Manuel Doblado o los precios de los partidos de "la Fiera" en el "Nou Camp". La acusación de elitismo pasa también por alto iniciativas como Ópera Picnic, las celebraciones del Día Internacional de la Danza o las presentaciones de las orquestas infantiles y juveniles de la región.

La otra dimensión del "elitismo" (vinculado al tipo de actividades) se liga con la acusación de no impulsar jóvenes talentos locales. Aquí es donde a mi juicio queda en evidencia la falta absoluta de un proyecto cultural integral para la región. ¿Es esa la vocación del Teatro del Bicentenario? ¿Debería el Bicentenario orientar sus recursos a ese fin? ¿Eso contribuiría a su supervivencia, permitiría su mantenimiento y continuidad? ¿Cuál sería entonces el papel del Instituto Cultural de León? ¿Cómo deberían articularse los esfuerzos estatales del Fórum (y sus diferentes recintos) con la política local del ICL? ¿Qué papel juegan los empresarios privados que quisieran invertir en las artes, qué incentivos podrían generarse para ellos?

Cierto que en León se gestan poco a poco iniciativas ligadas a las artes escénicas, pero son aún muy incipientes. (Para muestra, justamente los resultados cada año de la convocatoria que hace el Teatro del Bicentenario con motivo del Día Internacional de la Danza, o los resultados de las convocatorias que en esta materia publica cada año la FeNaL. En ambos casos, las "academias" privadas terminan dominando los programas con entusiastas y valiosos esfuerzos pero con pocas aportaciones creativas). Muchas de esas iniciativas surgen y operan al margen de las instituciones públicas que están completamente rebasadas en ese renglón. Imaginemos por un momento que la vocación del Bicentenario estuviera en el apoyo a nuevos creadores a través, por ejemplo, del uso del Teatro Estudio. ¿Con qué presupuesto, con qué recursos financieros? ¿O acaso se busca un modelo basado en el arrendamiento, como el que "sustenta" hoy al Teatro Manuel Doblado? Basta una mirada a la desastrosa vida del Doblado durante los años recientes para comprender que lejos de "fortalecer" al recinto, una gestión de esa naturaleza solo ha
sumido a nuestro teatro histórico en un abandono cada vez más doloroso.

De acuerdo con el Sistema de Información Cultural, hoy la ciudad de León tiene seis teatros. En realidad solo 4 de los recintos que aparecen en ese censo pueden ser considerados como tales. Además del Teatro del Bicentenario, están los dos que opera el Instituto Cultural de León -el citado Manuel Doblado y el Teatro María Grever, inaugurado en 2000- y el Teatro Ignacio García Téllez que administra el IMSS y que lleva años siendo sede para festivales y actividades escolares. ¿Por qué cuando una obra de teatro "comercial" viene a León se presenta en el Manuel Doblado? ¡Porque no hay alternativas! Está claro que el teatro no es negocio sencillo en esta ciudad. ¿Qué incentivo tendría hoy un particular más allá del amor al arte para invertir en esta materia? Así, el Doblado, con toda su heroica historia a cuestas, hoy malvive igual recibiendo un show de albures que una franquicia basada en una serie animada para niños. 

La vida cultural de León está en ciernes y en ese contexto la apuesta del Teatro del Bicentenario ha sido innegablemente ambiciosa. Pero lo grato es que está dando resultados. ¿Por qué no tomar lo valioso de ese modelo y usarlo para mejorar no solo la gestión del recinto sino para trazar un proyecto cultural de largo plazo para la región? Es obligación del Consejo Directivo del Fórum diseñar un proyecto cultural integral, transparente y articulado con el Instituto Cultural de León, más allá de motivos particulares y ambiciones políticas. Y es obligación de los ciudadanos vigilar ese proyecto, someterlo a una evaluación crítica, pedir cuentas a los consejeros e incluso exigir en caso necesario la revisión del marco jurídico que lo sustenta.

Quien llegue a la dirección del Teatro del Bicentenario enfrentará un contexto adverso, fracturado. Si el recinto queda en manos de una dirección "a modo", mucho queda en riesgo. (Algunos creemos que lo más sano para el Fórum sería que se destituyera también a su actual director, a fin de asegurar que el organismo y su público no sean rehenes de intereses personales.) A un año de la renovación del gobierno estatal y municipal, sería una formidable noticia que el proyecto cultural estuviera en la agenda de los temas prioritarios. Se corre, por supuesto, el riesgo de llenar el asunto de "politiquería", pero se juega la apuesta de incluir a la cultura como un eje vertebral en la reconstrucción del tejido social, en la revisión profunda de nuestra identidad local en el contexto global y en el impulso de las artes como factor crucial para la construcción de una ciudadanía crítica.

*

N.B. La vida cultural de una ciudad no se construye solo en los teatros, por supuesto. Me he centrado en ello por el acontecimiento que ha dado pie a la controversia del Bicentenario, pero hay mucho más por revisar, así como hay importantes iniciativas que deben replicarse. Tal es el caso de los Consejos Culturales Comunitarios que promueve el ICL. El asunto, nuevamente, es tomar estas iniciativas exitosas para construir una auténtica política cultural integral y de largo plazo en favor de la sociedad.

Foto tomada de la página web del Teatro del Bicentenario

sábado, 15 de julio de 2017

Si Alonso se queda (y si no también)...

Ningún cargo tendría que ser para siempre, lo creo firmemente, especialmente cuando hablamos de cargos de altas responsabilidades y con jerarquías superiores. Pero esta creencia no resuelve cómo han de estructurarse y reglamentarse los relevos ni es suficiente para definir los criterios que han de ayudar a decidir cuándo es momento de cerrar un ciclo.

En cualquier sector (privado, público, social) un cargo vitalicio puede ser muy peligroso. Quizá el problema no es tanto de tiempo sino de argumentos. Una normativa adecuada suele ser el camino para articular ambas dimensiones. Pensemos en la reelección en los cargos públicos que se definen por votación popular: en México nos han enseñado que el simple hecho de pensar en la reeleción es pecado mortal, pero muchas sociedades nos muestran que en condiciones adecuadas puede ser un buen mecanismo de rendición de cuentas.

Este embrollo viene a cuento hoy que muchos ciudadanos en León, Guanajuato, nos sentimos agraviados ante el reciente anuncio de la próxima salida de Alonso Escalante de la Dirección General del Teatro del Bicentenario, una salida de la cual hasta ahora no se ha dado explicación oficial.

Desconozco los estatutos del Forum Cultural Guanajuato. Por lo que he podido encontrar, en ellos no se definen con suficiente claridad los mecanismos de nombramiento y remoción de los titulares de Dirección General del Teatro del Bicentenario y del Museo de Arte e Historia de Guanajuato. (Si estoy equivocado, agradeceré a quien cuente con esa información nos apoye aportando la misma y su fuente en los comentarios de esta entrada.)

Lo anterior hace inevitable que colaboradores, artistas y público del Teatro, que hemos ido conformando una auténtica familia cultural, nos indignemos ante el anuncio de un "acuerdo" que no explica razones, que no ofrece argumentos y que hace temer por la continuidad de un proyecto cultural que a todas luces ha sido exitoso y ha marcado un referente a nivel nacional. La misma reacción de la comunidad artística y de muchísimos ciudadanos que han adoptado al Teatro y al Forum como espacios públicos propios, muestra que el trabajo realizado por Escalante ha logrado crear en León un tejido de inmenso valor en torno a las artes escénicas.

En redes sociales el hashtag #AlonsoSeQueda ha sido el eje del desahogo de muchos artistas y personajes destacados de la vida cultural en México y el mundo. (Esta nota del periódico a.m. muestra claramente el alcance de las reacciones.)

No soy ingenuo. Para nadie es secreto que en el mundo del arte, como en cualquier ámbito, existen envidias, rencillas, divisiones, confrontaciones. A falta de explicaciones, la versión dominante sigue siendo que la salida de Escalante responde a ese tipo de diferencias. Lo inexplicable (lo sorprendente, lo doloroso) es que la medida se tome cuando el proyecto del Teatro ha dado resultados positivos.

Ignoro si la movilización ciudadana en medios digitales ayudará a que el Consejo Directivo del Forum se retracte. A estas alturas estoy seguro que Alonso tendrá varias ofertas laborales de gran calado, las cuales -suponiendo que le dejaran en su sitio- tendría que contrastar con la idea de quedarse al servicio de un Consejo que le ha dado la espalda (salvo que se integrara un nuevo Consejo, lo cual tampoco se ve en el horizonte cercano). La disyuntiva y los tiempos por venir no serían fáciles.

La misma tarde en que los consejeros del Forum "acordaban" con Alonso su salida, yo participaba en un Seminario sobre Ciudades Educadoras y Gobernanza Local, organizado por la Dirección General de Educación Municipal con la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras. En la conferencia de Joan Manuel del Pozo se explicaba la idea de gobernanza como una forma de gobierno que no deja todo a los funcionarios electos, sino que involucra activamente a la ciudadanía; en un taller para representantes de la sociedad civil, Angélica Sátiro creó las condiciones para que los que ahí estábamos nos diéramos cuenta de la importancia de generar ideas y comprometernos con la participación ciudadana. Paradójicamente, el Seminario se celebraba en el Museo de Arte e Historia de Guanajuato, recinto que forma parte del mismo organismo que a través de un grupo de consejeros supuestamente ciudadanos daba la espalda a la propia ciudadanía.

Si por las razones que sea resulta al final que Alonso no se queda, los ciudadanos debemos exigir al menos dos cosas. Primero, que se ofrezca una argumentación clara, transparente. Y, segundo, más allá de los intereses personales y de grupo que puedan estar en juego, tenemos la obligación de exigir la y contribuir con la continuidad de un proyecto cultural y artístico de primer nivel, que siga formando audiencias y que fortalezca la cohesión social a través de las expresiones artísticas. 


*
Actualización. Minutos después de publicar esta entrada leo la explicación de Joel Arturo Padilla Córdova al a.m. sobre salida de Escalante. Mi única pregunta es, ¿encontrarán a alguien menos soberbio capaz de dar mejores resultados? Mi "sospechosismo" me lleva a pensar ya en nombres de funcionarios y gestores culturales que han estado en tiempos recientes muy cerca de Padilla Córdova. Yo solo espero que el Teatro y su público no quedemos como rehenes de la grilla político-cultural como sucede en el resto del país.

Foto tomada del periódico a.m.

jueves, 13 de julio de 2017

Gracias Alonso; buena suerte Bicentenario


Durante los 8 años que tengo viviendo en León, el Forum Cultural Guanajuato ha sido uno de mis más preciados refugios. La Biblioteca alternaba con Starbucks como oficina vespertina en aquellos primeros meses en que vivía en un amueblado y no encontraba todavía un hogar. El Auditorio Mateo Herrera ha sido en estos años uno de los lugares que más he visitado y de ello puede dar fe mi querida Lucy quien desde la taquilla es una de las más grandes promotoras de cuanto sucede en el Forum. Me ha tocado atestiguar la consolidación del Museo de Arte e Historia de Guanajuato y he gozado infinidad de celebraciones artísticas en los jardines del Forum y la Calzada de las Artes. 


Entre todos los espacios que integran el Forum, sin duda el Teatro del Bicentenario ocupa un lugar muy especial, a grado tal que ha sido uno de mis espacios fundamentales a lo largo de sus 7 años de vida. No exagero si digo que difícilmente seguiría viviendo en esta hoy querida ciudad si no fuera por lo que el Forum y especialmente el Teatro me han alimentado. 


En mayo de 2011 escribí en este blog un texto en el que acusaba que León no se merecía un teatro como el Bicentenario. Fui injusto y hoy releo ese texto con la alegría que da en ocasiones tragarse uno sus palabras. (Poco después ese mismo año, con menos desdén quizá, escribí en otro espacio una reseña en la que anhelaba una ciudad digna de su Teatro.) Si bien de vez en cuando suena todavía un teléfono a media función, la realidad es que el público ha ido madurando y me atrevo a decir que si bien todavía somos pocos en comparación con el tamaño de la ciudad, los llenos totales son habituales y la programación del Teatro es tema de conversación entre cada vez más personas. El proyecto de formación de públicos que ha impulsado Alonso Escalante, todavía hoy director general del Teatro, ha sido fundamental para transformar el perfil de esta ciudad, aunque para muchos hoy sea todavía difícil verlo.


La clave ha sido una programación de primer nivel, cuidada meticulosamente. En su corta vida el escenario del Bicentenario ha recibido a cantantes como Diana Damrau o Elina Garança, ha estrenado más producciones de ópera que cualquier otra compañía en México en el mismo periodo de tiempo, ha presentado a las más importantes orquestas del país y a varias destacadas agrupaciones internacionales, ha ofrecido música, ballet y artes escénicas de diversas latitudes, siempre de una sobresaliente calidad artística; su Teatro Estudio ha presentado sobresalientes y entrañables representaciones dramáticas que difícilmente hubiesen encontrado cabida en otro espacio de esta ciudad. Habrá cosas que gusten más a unos que a otros, pero lo cierto es que la visión de Alonso ha hecho del Bicentenario un epicentro cultural clave en el México del siglo XX.  


Alonso y su equipo han hecho del Teatro del Bicentenario su casa en el mejor de los sentidos. Como buen anfitrión, siempre amable, observa atento la llegada del público antes de cada función. Rodeado de un equipo entusiasta y apasionado, nos ha hecho apropiarnos del Teatro, nos han hecho comprender que el Teatro también es nuestro. Quizá el proyecto Ópera Picnic sea uno de los proyectos más evidentes de recuperación del espacio público, pero están también los festejos anuales del Día Internacional de la Danza y las actividades de difusión de las pujantes agrupaciones orquestales de niños y jóvenes que existen en nuestra región.


En este contexto, se entenderá que a tantos nos duela saber que algo anda mal al interior del Consejo del Forum a grado tal que Alonso Escalante deba dejar la dirección general del Teatro del Bicentenario tras 7 años de impecable trayectoria. Las formas hacen que el dolor vaya más lejos y que nos indigne y moleste el recién difundido "acuerdo" tomado para que Escalante deje la dirección del teatro a finales de septiembre.


Conozco poco a Alonso, pero lo suficiente para saber que enfrentará estos meses que le restan en el Bicentenario dando testimonio de su absoluto compromiso con el Teatro, los artistas y el público, pero también con lealtad y respeto hacia quienes ahora le han cerrado ahora las puertas. Alonso sabe que no puede dejar que pierda el Teatro porque perdemos todos. 


Desearía a Alonso éxito en lo que venga, pero no le hace falta semejante intención: seguirá alcanzando logros en lo que emprenda. Ojalá también el Teatro encuentre buena fortuna y con él todos quienes lo habitamos. Esta ciudad no está para sacrificar proyectos culturales de esta envergadura. 


Como ciudadano, mi afecto y agradecimiento con Alonso. Y también, por supuesto, mi solidaridad y anhelos de un buen mañana para el Teatro y su público.



*
PD. Queda pendiente la explicación que tendrá que ofrecer el Consejo Directivo del Forum Cultural Guanajuato por esta remoción. Queda pendiente también el nombramiento de quien suceda a Escalante y, especialmente, queda revisar la visión que ese nombramiento pueda representar. En una ciudad con escasos teatros y una paupérrima programación cultural de calidad, no estamos para perder un espacio de esta altura, como hemos perdido al Teatro Manuel Doblado en manos del Instituto Cultural de León.

PD 2. Extendiendo mis reflexiones he publicado una segunda entrada sobre el tema: Si Alonso se queda (y si no también)