lunes, 13 de abril de 2009

Ignorancia

De pronto parece que uno se ha quedado sin respuestas. Incluso las preguntas de siempre, esas para las cuales uno tenía respuestas tan claras que parecían ensayadas (o más que incluso, sobre todo esas), se han ido topando con el silencio como única reacción. ¿Acaso no hay ya elementos para hacer frente a las interrogantes, las nuevas como las de siempre? ¡Por supuesto que los hay! Pero parecen tan desarticulados, tan sin pies ni cabeza, que les cuesta trabajo salir a la luz. Dentro se cultivan y crecen, se reproducen y se realimentan entre sí con una fuerza sorprendente. Y, sin embargo, al momento de tocar eso que solemos llamar la punta de la lengua, tímidos emprenden la retirada. Parece bastarles con saberse vivos y desprecian la posibilidad de ser compartidos. Quizá porque aquellas ideas que, pioneras en esta aventura, se atrevieron a cruzar tal umbral, no fueron muy bien recibidas. Ni falta que les hacía semejante exposición al vituperio. Y así, las nuevas respuestas a las preguntas de siempre parecen satisfechas con la conciencia de ser, sin aspirar a ninguna clase de reconocimiento; saben que a ratos han de actuar como si no existieran. Y no parece inquietarles ser suplantadas por el silencio disfrazado de ignorancia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente me encanto!!!!

ADRC

Ernesto PC dijo...

Hello! Muchas gracias! Usté sí sabe apreciar lo bueno! jeje... No, ya en serio, gracias por el comentario, tanto aquí, como hace unos meses en TrasAlicia2.0... Y bueno mujer, a ver qué día de estos se nos hace vernos eh! Con eso de que el lado oscuro te tiene más que atrapada, y a mí como que me quiere volver a jalar! jajaja... bueno, eso sigue pendiente ;)

Un beso y gracias por tu silenciosa pero atenta lectura ;)

EBPCP