lunes, 8 de diciembre de 2008

El misterio de lo conocido

Hay letras que atrapan por lo que dicen, esas cuyo contenido posee tal peso que si están bien o mal escritas resulta casi irrelevante. Otras letras producen el mismo efecto por la forma en que dicen lo que dicen, sin importar si eso que dicen produce en sí mismo el menor interés. Y, finalmente, están esas Letras —con mayúscula— cuya fuerza radica en la combinación del qué y el cómo

El producto de tan venturosa convergencia se valora positivamente en términos históricos cuando sus particularidades le hacen destacar en medio del contexto en que se producen. Y su registro en la historia personal del lector como sujeto particular se corona cuando esta combinación se revela en el momento adecuado. 

Todo este embrollo para decir que ayer terminé de leer Drácula, de Bram Stoker. Mi lectura resultó tan accidentada que tardé casi dos semanas en completar la hazaña, pero cada segundo invertido valió la pena, pues en mi opinión se trata de una obra que ejemplifica con maestría el equilibrio entre la magia del qué con la originalidad y la precisión del cómo

Quizá lo que más me entusiasmó fue el modo en que cada página mantuvo viva en mí la intriga de una historia tan conocida: caer en las redes de una narración cuyos acontecimientos resultan casi de dominio público, me parece de lo más divertido y apasionante. Las diversas voces de las que Stoker se vale para narrar la incursión del Conde Drácula en suelo inglés y la cacería de la que será víctima, consiguieron sembrar en mí un sinnúmero de imágenes, ocurrencias, inquietudes y posibilidades. 

Así, piano piano, voy saldando conmigo mismo deudas literarias y, simultáneamente, explorando mis propios laberintos.

3 comentarios:

JuanPa dijo...

Que curioso, yo la leí hace algunos años cuando cursaba INGLES en la UNIVERSIDAD, sí, la leí en inglés, y me encantó!

James dijo...

Uyy!
Uno de mis propósitos para el siguiente año será leer más. Hablando de vampiros, yo he estado tratando de leer Crepúsculo, pero ya van dos meses y no lo he podido terminar.
¿Me recomiendas Drácula? ¿O es una lectura pesada... ?
¡Saludos y felices fiestas!

Ernesto PC dijo...

JuanPa, compadre... sin duda leer el texto en su lengua original debe ser genial! Mi segunda visita a esta novela tendrá que ser en inglés sin duda.

James... la verdad es que, aunque he sido profe de literatura y español, no estoy muy convencido de qué tanto funcionan las recomendaciones formales. A mí Drácula me encantó y pese a ser largo no me resultó pesado. La verdad es que he leído libro más breves y más pesados. Una opción para ver si te atrapa es darle una leída en línea a los primeros capítulos (hay muchas versiones en español e inglés en la red) y si te late seguirle ya en papel. Saludos!!!