miércoles, 4 de marzo de 2009

Reacción tardía

Estoy en una biblioteca. Dispuesto a dejar correr el lápiz sobre el papel y las manos sobre el teclado. Buscando inspiración para materializar en palabras lo mucho que revolotea en ideas dentro de mí. Silencio. Demasiado silencio. Por un lado, es lo que buscaba. Aislarme de todo. Dejar a un lado las tentaciones de la cocina, de la sala, de los libros pendientes en el buró. Pero, lo sé bien, para que el proceso ideas–palabras se concrete, necesito música. Cierta música. Por salir corriendo de la oficina olvidé ahí el iPod. En el camino me consolaba: "Traigo la lap-top y en ella todo el repertorio del iTunes". Me he sentado hace unos minutos. Y mientras acomodaba mis cosas, el silencio a mi alrededor me hacía caer en la cuenta: "¡Diablos! ¡Con el iPod dejé los audífonos!" 

Voy para afuera. A buscar un espacio que me permita aislarme, como este módulo individual de biblioteca, pero donde pueda poner a correr —a un volumen razonable— algo de música.

4 comentarios:

Diliviru dijo...

Oh!!! Confirmado sin la música no es igual. Recorde ahora un auditor hace unos años que cuando me iba a dar el dictamen me preguntó ¿con música o sin música? jajaa... se oyo medio rarito no, pero elegí con música, como que fue mas ligero el trago...

Saludos

La "Y" dijo...

Ernestiux¡¡¡ que rico post, se me antojo el escenario, a mi también me hace falta un poco de soledad, últimamente ideas locas rondan por mi mente. Necesito ordenarme, pero con tanto bullicio es imposible, no me quejo, porque en verdad soy feliz, es sólo que me frustro un poco de ver que sigo siendo un reverendo desmadre, que todos mis papeles, trámites y demás cosas solicitan mi presencia, requieren de mis manos y una que otra acomodadita, y na más no puedo...creo que seguiré tu terapia, y con un poco de música mejor¡¡¡ gracias¡¡¡

Luna Quisan dijo...

Rayos! lo escribes tan bien que parecíera uno el protagonista de dicho acto. Sabes? a veces por estar pendiente de la musica comercial, dejamos de escuchar la verdadera musica de la vida cotidiana, a veces... es ahi donde puede uno encontrarse en la nada y sentir el silencio interior. Un beso

marga dijo...

yo la verdad no puedo estar sin música, es como ponerle banda sonora a cada cosa que va sucediendo en la vida, para quien como yo llevamos la música a todas partes claro.
saludos.:)