domingo, 30 de agosto de 2009

Presiones y coincidencias

Soy vecino de este mundo por un rato
y hoy coincide que también tú estás aquí
Alberto Escobar

Sólo algunos apuntes, que el tiempo me está devorando. Ya lo venía advirtiendo: no dimensioné algunas cosas y la presión desde diferentes ámbitos comienza a potenciarse. Llevo ya un par de semanas viviendo aquí y allá. Cada vez la estancia es más corta aquí, y más prolongada en el Bajío, donde está mi nuevo trabajo. En unas horas estaré, Dios mediante, nuevamente camino a una ciudad que todavía no termino de descifrar, pero a la que debo paulatinamente irme adaptando. Lo cierto es que, por ahora, es como vivir en muchos lugares a la vez. Porque el corazón, la razón, la necesidad, poco saben de geografías o de cuestiones laborales. Parte de la presión deriva de la mudanza en sí misma, correcto; pero está también el todavía inacabado texto que debo enviar en unos días a Barcelona para después viajar en su defensa. Y está, por supuesto, la incertidumbre que en otros ámbitos queda abierta. No he tenido siquiera oportunidad de transmitir mi mudanza a mucha gente que quiero y quiero bien. Familia, amigos. Y aún así llevo ya dos semanas prácticamente en mis nuevas responsabilidades. Algunos cuantos, acaso, se han ido enterando por mis ambiguas referencias en este espacio, otros por mis breves divagaciones en Facebook o en Twitter. Espero en el transcurso de la semana darme tiempo para redactar un correo donde las cosas sean más claras, más precisas, y pueda así compartir las nuevas con tantos.

Por lo pronto, aprovechando este paréntesis en el estrés, no puedo dejar de referirme al reencuentro del que participé este fin de semana. Hace justamente una década que concluimos nuestra licenciatura. Generación LCC 1999. Quiso la vida que a lo largo de los últimos días pudieran reunirse parte de quienes durante un lustro compartimos aulas, risas, lágrimas, éxitos y tropiezos. El décimo aniversario no era el motivo. Fueron simplemente una serie de eventos que coincidieron e hicieron posible esa cadena de pequeños encuentros. Afortunadamente pude ser partícipe de un par de ellos. Me faltó encontrarme con algunos, pero no dudo que pronto surja la oportunidad de saldar esas deudas. Por lo pronto, agradezco infinitamente la oportunidad de seguirme descubriendo y conociendo en la mirada de quienes por alguna u otra razón han sido parte de mi vida.

3 comentarios:

zoraima dijo...

Gracias a tí Ernesto por ser mi AMIGO (sí, así en mayúsculas). Te quiero mucho.

La "Y" dijo...

Ernestito¡¡¡¡¡
hooooooooooooolaaaaaaa, para qué te pregunto cómo estas?? si ya lo acabo de leer..y ufff que gran sorpresa me he llevado, y sabes?? me da mucho gusto que estés iniciando una nueva etapa, que estés respirando nuevos aires y que tus proyectos sigan adelante, no sabes que gusto me da leerte...no me despido, na mas te dejo por un rato, que yo siempre estoy por algún lado leyéndote...besos chulo¡¡¡¡¡

Ernesto PC dijo...

Gracias Zorus... Sabes que se te quiere y se te quiere un ch...

Mi querida "Y"... aquí vamos siguiéndonos la pista ;)